zumbidos

miércoles, 23 de febrero de 2011

¡¡¡ AYY; UTRERA DE MI ARMA ,QUE ES LO QUE HAN HECHO CONTIGO!!!capitulo 1








Recuero la estampa, muchos años después de la imagen. Al observar esta foto recuerdo el paseo de 5 años de edad, por los alrededores. Era un camino habitual de mis padres por aquel entorno. Por tanto, la de sus crios.

El camino empezaba en la calle flores de las casas baratas (coca de la Piñera) y terminaba en la Fontanilla. Paseábamos por la Cuesta del merendero, a veces mi madre subía hasta su loma para llevarse algunos caracoles y un pequeño ramo de margaritas. Mi padre recogía “amarguitos”. Se reía cuando encogíamos la cara. Era divertido caminar entre los árboles. Ver tanto verde rodeando las vistas. Una campiña hermosa.

A lo lejos algunas casas de techos bajos a dos aguas. Entre esas casas descansaba la fuente de Alamedilla (ocho caños). Esta fuente del siglo XV en sus orígenes, abastecía de agua a la Collación de Santa María (plan especial de protección del conjunto histórico- febrero 2008-)

Para el abastecimiento de la fuente fue construido un complejo de sistemas de acumulación y conducción de aguas que parte de unos manantiales
Situados a unos 2 km. al S de Utrera y que se regulan mediante el almacenamiento de aguas en cisternas en forma de bóveda de cañón. Con el abrevadero, vereda real al descubierto, la campiña, al fondo la cuesta del merendero. Hacía una estampa si igual desde la vista a Utrera, encima del puente de los acarreadores.






El lugar es emblemático. Al lado un parque de carácter rústico y el inicio de diversos senderismo. Prácticamente es una calle totalmente exterior a la Villa,

Carta Arqueológica del Término Municipal de Utrera. Catálogo de Entidades Arqueológicas

(…)Se accede al lugar por la misma Cañada Real de Venta Larga y Torres Alocaz a Sevilla, encontrándose a
unos 150 m de la Fuente de los Ocho Caños, situada en el encuentro de las calles Cristo de los Afligidos y
Resolana en Utrera.(…)

(…)Se situa al sur del casco urbano de Utrera, sobre el arroyo de Parpagón, que discurre de este a oeste hasta desaguar en el arroyo Calzas-Anchas. Se trata de un puente de Edad Moderna de un solo arco rebajado con dovelas de ladrillo. Se presenta muy deteriorado y erosionado por la acción de las aguas y el paso del tráfico rodado, así como por la construcción de una urbanización entre los años 2005-2006; se halla cubierto con capa de hormigón armado que le da consistencia. Sirve de soporte a la C. R. de Venta Larga y Torres Alocaz a Sevilla (C.R de Sevilla a Ubrique) a su paso sobre el arroyo de Parpagón .(…)



Para poder imaginar un paraje sin la construcción de la abandonada y despojada guardería. Que entre sus muros recoge un arsenal vergonzoso y detestable de marcas de preservativos y basuras.
Es el primer obstáculo para la fotografía del recuerdo. En un viaje encontré unas vistas muy parecidas.

TRUJILLO

La explanada donde están los bancos, podría ser el solar de tierra que ahora sirve para aparcamiento de motos de telepizzas, contaminación acústica y un sucio polvo que le permiten provocar a los coches para ahorrarse 150 metros. Al lado de la vega, de la vereda real. Que fácil es evitar esto.

Que buen sitio para recoger caracoles, visitar la fuente, sentarse a ver el abrevadero desde el puente de los acreedores, viendo a los caballos de la zona, teniendo esta visión de utrera

Abrevadero de la fuente de ocho caños. Utrera

A lo lejos vemos el final de la cuesta del merendero.

Después de tanta belleza de entorno. Esto es el principio de la cuesta del merendero.


El inicio del paseo

De verdad. Váyanse.
¡¡¡¡”Ay Utrera de mi arma, que es lo que han hecho contigo”!!!

EL CONSPIRADOR

1 comentario:

  1. Sí, señor Conspirador. Tiene usted razón. Utrera debió crecer hacia otro lado. No debió invadir la campiña. Esto no iría contra el progreso. Es cuestión de avanzar sin eliminar su mayor seña de identidad: su campiña y su paisaje. Se trata de que cuando entres a Utrera sigamos viendo a Utrera. A veces, es confuso. Parece que entramos en un pueblo estandarizado.

    Pienso que no se ha tratado bien a nuestro pueblo. Pequeños detalles como los que comentas: pasear por el entorno, no sortear cúmulos de basuras, compaginar lo viejo con lo nuevo de forma armónico... Es algo que debieran tener en cuenta los representantes del pueblo. Que no pierdan el norte. Se trata de vivir en un pueblo mejor, que asuma los aspectos tradicionales que muchos aman y que se abra a otros factores que se suman (que muchos utreranos esperan y buscan promover, por cierto). Tendrán una nueva oportunidad quienes sean elegidos en mayo. ¡Y que limpien la vereda y el puente de los Acarreadores, por caridad!

    ResponderEliminar