zumbidos

lunes, 21 de febrero de 2011

EL SUEÑO AMERICANO, LA PESADILLA MUNDIAL

Describen el Sueño americano  como la igualdad de oportunidades y libertad que permite que todos los habitantes de Estados Unidos consigan sus objetivos en la vida,únicamente con el esfuerzo y la confianza en sí mismo.
Para algunos, es la oportunidad de lograr más riqueza de la que ellos podrían tener en sus países de origen; para otros, es la oportunidad para sus hijos, de que crezcan con una buena educación y grandes oportunidades. Los estadounidenses nativos también lo describen como"búsqueda del sueño americano" .
Entre los habitantes de los países más cercanoy más pobre, su sueño es vivir como el americano de los anuncios. Con el orgullo de la bandera, la felicidad, la unión familiar,  coches con grandes maleteros y una casa con jardín, en una barriada adornadas con palmeras. 
En respuestas a unas preguntas de un diario, leí, la de una mujer sudamericana sobre cual es su “sueño americano”
(…)“Depende de las aspiraciones del individuo,pero por lo menos significa: Una casa en un suburbio de la ciudad, una relación feliz con una pareja, carros buenos para todos los miembros de la familia,vacaciones, que los hijos vayan a las mejores universidades hasta convertirse en profesionales y por supuesto tener un trabajo o un negocio que a uno le guste y que le pague lo suficiente para poder cubrir los gastos arriba mencionados y también para ahorrar para la vejez.”(…)

Para lograr ese sueño necesita tener mucho más.Necesita la igualdad social, las oportunidades en la educación, y facilidad  para ser competitivos. Es individuo pero también sociedad. Es decir, el sueño americano ya no es sencillo.

Para Niko Bellic, recién llegado en barco desde Europa, es la esperanza de que pueda escapar de su pasado.


Para su primo, Román, es la visión de  que juntos puedan encontrar la fortuna en Liberty City. Puerta de acceso a la tierra de la oportunidad.



Al tiempo, mientras caen en deuda y son arrastrados, descubren que la realidad es muy diferente del sueño en una ciudad que adora el dinero y el estatus, es el paraíso para aquellos que son ricos y una pesadilla para aquellos que no lo son.

En una carta mandada a sus familiares, uno de ellos le puso en el encabezado.
(…)Migré a EEUU en busca de una mejor vida; pensamiento ignorante (…)

Concluye el sueño americano para más de 50 indocumentados, se leía en un rotativo americano hace unos días.


Los inmigrantes tienen una fecha de celebración, donde se reúnen a lo largo de los estados de este gran país, para reclamar la búsqueda del sueño americano.  
Afirman que los fabricantes de bebidas alcohólicas promueven las fechas de sus fiestas, que se reúnen para vender más y han convertido un suceso histórico en una de las fiestas más lucrativas.

Desde los primeros festejos la fecha significó para los mexicanos que residían en este lado de la frontera,el día en que su país de origen se liberó del yugo opresor de los extranjeros.


Incluso, adquirió un significado tan fuerte como el 16 de septiembre, la fecha de la independencia mexicana del imperio español.

Todo ha sido un gran marketing, sabemos que es el motor de todo gran imperio. El sueño no es de nadie, es de todos. Y por supuesto, de ningún ente, país o religión. Mejor será de un político, de un cura, de una persona en general.

Estados Unidos vendió su sueño a un precio que jamás hubiéramos podido imaginar.

Cuando el país supo que todos alababan la idea del sueño y que una densa y numerosa población lo padecían, abrieron fronteras en busca de más personas que jugaran a ser americanos. En los años inmersos y posteriores a la transición española, queríamos ser americanos. Lo primero era disfrazarte.

Lewi´s una marca de ropa, hizo que las personas se sintieran un poco más feliz en su intento.

En algún sitio escuché que una persona fue  a comprar unas gafas de sol. 
El vendedor le explicaba las características del producto (…) estas gafas son las mejores en calidad de filtro solar, reducen las radiaciones de luz directa y rayos ultravioletas de forma optima,elimina los reflejos molestos, aumenta el contraste, están certificadas y además fíjese en su belleza estética (…) 
El comprador no lo escuchaba con gran detenimiento,estaba leyendo todas las letras pequeña incrusta en la moldura y le hizo la pregunta (…) Vale, pero ¿son americanas? (…)

Ahora esto ha dejado de tener sentido.

Una carta que publicó el periodista y escritos Alfonso Armada en  aula de cultura ABC comentó:
(…)¿Habría que hacerle caso a Antonin Artaud y darle a las palabras sólo la importancia que tienen en los sueños? (…)

Reflejaba una carta de éste, digna de ser leída. Donde explicaba el viaje en busca del sueño americano. Era un cuaderno de bitácora en su aventura. 
“(…) Hace frío en Nueva York. Desayuno en L´Express, un restaurante francés de Park Avenue South, de esos que no cierran nunca. Un plato de granota con fruta. Cuando aterriza en mi mesa me doy cuenta de que esta opulencia no puede durar. Con un plato como este desayuna, come y cena una familia congoleña de cuatro miembros
Vuelvo a comprobar que la exuberancia irracional de los mercados (que denunció en su día el cínico de Alan Greenspan) no era un epifenómeno: forma parte de una manera de vivir, del derecho a derrochar, a endeudarse, a vivir por encima de tus posibilidades, a comer más de lo que necesitas.(…)”
(…)Acaso sea esa la forma del nuevo existencialismo americano que con tanta fiereza combaten los evangélicos y todo el archipiélago de congregaciones,denominaciones y sectas que tratan de darle un sentido trascendente a la existencia.


Bageantle pone el toque lírico a las sospechas de su amigo
(…)“Como no dejaron nada por saquear, Bush y Cheney se han encargado de saquear el futuro”(…)

Otro extracto de la odisea en busca del país libre, expuso:

(…)“Estoy sentado en el Royal Lunch (un chiringo del lado pobre de las vías) junto a la ventana mirando pasar a gente que no sólo fracasa en su  intento por conseguir aquello a lo que tiene derecho, sino que nisiquiera consigue lo indispensable. Ni techo ni sustento. Ni siquiera una pizca de compasión.
Winchester como en muchas otras poblaciones históricas del Este de Estados Unidos, los antiguos muros de ladrillo ocultan mucha pobreza. Tres cuartas partes de los habitantes de esta ciudad tienen ingresos inferiores a un setenta y cinco por ciento del salario medio nacional, y una enorme cantidad de personas viven exclusivamente de la Seguridad Social”(…)

. El resumen está claro para  su amigo,Bagean,:

(…)“Hay dos Estados Unidos, y la de los currantes y los pobres está fuera del radar del poder, lo tenga quien lo tenga”.(…)



En esta America de las marcas, se les ha llenado de inmigrantes. A los que son tratados de forma inhumana, fueron los que les  ocuparon  y colonizaron sus tierras vírgenes, que no lo eran en absoluto, salvo para sus propios dioses, es decir, los nuestros.


Pero ese tatuaje moral es el que la mayoría comparte con una dignidad tan correosa como incómoda: “Hey, man, no me toques los cojones. Todos somos iguales. This is America”. 
Eso es una superpotencia, esa es una patria:cuando hasta los despojos del sistema, los aplastados por su maquinaria, están orgullosos de ser ciudadanos de la primera nación de la Tierra, el nuevo pueblo elegido (Israel mediante), el que está más cerca de Dios: In God we trust, algo que los billetes se encargan de recordar incluso a quienes no los tienen.

(…)Dayton, Ohio, miércoles, 29 de octubre
Parece un local de apuestas mutuas, con su gran nave central con mesitas de playa y restaurantes de comida infame para pobres. Huele a miseria. Se mastica la miseria. Pero al menos la calefacción evita que las criaturas se congelen a la intemperie mientras llega el trolebús que les devuelva a lo que ojalá todos puedan llamar hogar. La mayoría son negros (…)

 Para la peruana Eugenia Montesinos, tras veinte años en los States, la respuesta es un resonante no:
(…) “El sueño americano está muerto en un país donde todos estamos frustrados, asustados y hartos de esta situación en la que nos ha metido el gobierno. ¡Qué desastre! Siento como si viviera en un país del Tercer Mundo donde la inflación sube cada día. La comida, el gas, y un futuro incierto...Ni siquiera puedo pensar en jubilarme, por no hablar de si voy a disponer de algún dinero de mi plan de pensiones, ya que estamos perdiendo los ahorros que habíamos apartado para cuando llegara el retiro. (…)



Ya sabemos que esto pertenece a una idea global, no solo en el sueño americano.


El afán de querer ser americanos hizo que nos sintiéramos más fuertes e importantes. Ellos eran el espejo que todos querían ser. Lo reflejó el maestro Berlanga. Bienvenido Mr. Marshall.

Ya nos advirtieron los economistas

Lo que F. D. R. [Franklin Delano Roosevelt] dijo en su segunda toma de posesión

 –“Siempre hemos sabido que el insensato auto-interés era malo moralmente; ahora sabemos que es también malo para la economía”- nunca ha sido más verdadero”. Palabras del economista Paul Krugman.

El sistema financiero que estamos padeciendo y en los que somos el principal aval, ha sido una ruina. Para todos los seres humanos que nos hacían jugar a ser el sueño americano. Todos no. Los que tienen lo nuestro, juegan a ser suizos.

Terminaré con una carta
Final con Walt Whitman. Una oración

Seamos con Walt Whitman, dejémonos impregnar por las voces que nos contradicen, rompamos las gafas coloreadas de la ideología que nos impiden someter a escrutinio nuestras propias rutinas intelectuales, nuestra pereza mental, nuestro miedo a darle la razón a quien supuestamente era nuestro enemigo y por serlo no podía tener razón jamás. Atrevámonos a pensar. La ideología nos encierra en cápsulas opacas, no nos deja oír al otro, escuchar: un acto de amor, como atrapé el otro día en la radio. ¿No es esa acaso la mejor labor del periodista? Escuchar. Hacer como el sabio Alexander Humboldt: sentarse a escuchar al otro durante horas, a orillas del Orinoco y del Zambeze, del Chicago y del Duero. Nos hemos convertido en parroquianos que celebran al diario partidista que confirma de pe a pa nuestros prejuicios, y en la medida en que coincide con nuestro diagnóstico y nuestra visión del mundo y nuestro ideario celebramos como exacto y merecedor de confianza, cuando debería ser exactamente todo lo contrario: romper -como quería Kafka- la capa de hielo que cubre nuestro cerebro, ponernos en un brete, hacernos pensar dos veces, buscar la luz contradictoria, el contraste, la verdad que nos hará libres de tantos miedos y prevenciones. En la medida en que buscamos en los periódicos confirmar lo que ya sabemos, reforzar nuestro espinazo ideológico, nos empequeñecemos, nos hacemos más mezquinos, emparedamos nuestro cuerpo, nos encerramos en un laberinto de sorderas, de ruido que nada significa, dejamos de hacer como Walt Whitman, no contenemos multitudes, sino herrumbre.










ElConspirador

{ Actualización 7/Marzo/2011}
Publicado por Rascacio

George Carlin era un monologuista cómico americano a quien se concedió el premio Mark Twain en 2008, premio considerado equivalente al Oscar en cuanto a la comedia.

Se dijo de él que tenía el humor mas irreverente de EE.UU. y se le cataloga dentro de los movimientos antisistema.

¿Vas a borrar su video al considerarlo marginal e irrelevante? ¿o consideras que los niños, los borrachos y los locos marginales utópicos a veces ven - y descubren diciéndolo - que el rey va desnudo?

http://www.youtube.com/watch?v=D-VCflsVMXs


2 comentarios:

  1. PUBLICADO POR "SIBILINA",POR MENSAJE FACEBOOK


    Interesantes reflexiones. Un día alguien me comentó: "En Estados Unidos hay grandes coches y malas carreteras, mientras que en Europa hay coches mediocres y buenas carreteras". A mi entender, esta frase resume con acierto una de las principales diferencias entre ambos territorios, con dos conceptos distintos de lo que representa el estado. De esta forma, mientras que en Europa se asume la importancia de lo público, entendido como aquellos bienes que disfrutamos todos, independientemente de la contribución económica que cada uno haya podido hacer a los mismos ( en este ejemplo las carreteras), en Estados Unidos la importancia recae en lo que cada individio como tal es capaz de conseguir y, por tanto, disfrutar (en este caso el coche), en la línea del "tanto tienes, tanto vales".
    Probablemente sea una exageración, pero puede que esta visión distinta del mundo tenga parte de sus raíces en la propia historia (relativamente breve, por cierto) de un país conformado de forma que cada individuo era libre de "conquistar" un trozo de terreno que posteriormente debía defender con sus propias armas (..y lo de la afición por las armas, merecería un capítulo aparte). Lo que ocurre es que apostar por el individualismo en lugar de hacerlo por lo público, "lo de todos" genera inequidad, de ahí que sea uno de los países en los que existe una mayor brecha entre "ricos" y "pobres".....lo preocupante es que esa mala distribución de la riqueza se está acentuando progresivamente en países que habían conseguido durante decádas rebajar esa distancia entre los más y los menos afortunados de la sociedad.
    El capitalismo salvaje, el imperio de los mercados, tiene grandes consecuencias como desgraciadamente hemos podido comprobar. Las hipotecas "ninja", los algoritmos inventados por gurús de la economía para atrapar inversores sedientos de "dinero fácil", o, en nuestro caso más cercano, la gran burbuja inmobiliaria, no son más que causa y consecuencia del interés por hacer creer que el mercado, perfecto para muchos, se puede regular sólo. El problema fundamental radica cuando nadie cuestiona esto, y somos incapaces de pensar de otra forma a la que se nos inculca. Que las cosas se pueden hacer de forma diferente está claro, y auque escasos, algunos ejemplos comienza a haber, como el de Islandia con su referendum, enfrentándose claramente a los "dictados" de la banca.

    ResponderEliminar
  2. El modelo económico ultraliberal impulsado desde primeros de los 80 por Reagan no ha funcionado. Eso está claro. El mercado no es capaz de regularlo todo porque el mercado solo tiene un principio: maximizar el beneficio monetario de cualquier actividad. Esto hace que todo se subyugue a ese criterio, y pasa lo que pasa tarde o temprano. Lo cierto es que en el mundo vamos de cabeza desde la caída de Lehman Brothers, caída que se produjo precisamente por la aplicación del principio antes comentado. El gran fallo que se ha tenido en el mundo y sobre todo en USA (donde actualmente hay una tasa de paro del 10% y no hay cobertura social) es que lo que hay que maximizar es el beneficio de la sociedad, no el individual, y no el económico, tenemos que ir a parámetros mas complejos en los que estén incluidos el económico, la calidad de vida, la igualdad o la felicidad por poner ejemplos.
    En Europa como dice Sibilina hemos ido más por otros derroteros, suavizando un poco las politicas ultraliberales, pero sin proyecto común claramente definido.
    Y ese es el reto de Europa y creo que sobre todo de la izquierda europea, unir Europa de verdad y definir claramente un modelo de desarrollo más social y que corrija los "desajustes" del mercado.
    Maximicemos la ganancia en felicidad y no en euros. Es más dificil, pero más "rentable"

    ResponderEliminar